LA VERDAD

“Quien no conoce la verdad, es un infeliz.

Pero quien conociéndola no la defiende, es un delincuente”. Bertolt Brecha Los irracionales y sicorígidos, solo aceptan como “verdades” sus dogmáticas opiniones o sus prefabricadas mentiras, siempre revistadas del egocéntrico, no menos egoísta, cálculo político, asi actúa el fanático partidista.

jueves, 1 de junio de 2017

ASI SOY Y ASI SERE

Por José Cheo Cruz

A mis años de intensa vida en la Política y el deporte, he podido acercarme al dolor humano en hospitales y clínicas donde laboré y Farmacéutica después, como Tecnólogo Medico graduado del Colegio de Mayagüez 1976 , después en la política en las grandes campañas de Don Carlos Romero Barceló y de varios otros políticos, Aníbal Meléndez, Manuela Santiago Q.E.P.D., Víctor Soto Santiago, mi principal profesor  Eli Ramos Rosario Q.E.P.D. Irma Pedraza, Q.E.P.D.  Emilio Rosa Pacheco y Juan “Aubín” Cruz Manzano.  En ese trajinar camino junto al Deporte y llegué a los medios de comunicación donde he sido super incisivo, pero apegado a la verdad, nunca tapando las inconductas. 

En la actualidad he asumido el reto de escribir sobre temas sociales, políticos, económicos y deportivos; y en ello he tenido que acusar a los corruptos que me eh encontrado en el camino, los que escamotean el dinero del Pueblo y lo hago todo, al margen de intereses particulares, de partido  o de grupos, solo con la convicción de expresar a mi descendencia, encarnada en mis nietos y nietas 9 en total  y mi bisnieto Jayco, junto a mis hijos 5 en total, mi mejor amiga y confidente Martha M. Cruz la mayor,   un compendio de mis inquietudes, necesidades, vulnerabilidades y fortalezas, entendiendo lo que he sido, lo que he sentido y lo que terminaré siendo hasta el final de mis días.


Hoy les digo que por mi mala cabeza le falle grandemente a la mujer de mi vida y les confieso que he sufrido mucho por ello, pero aprendí la mayor lección de mi vida y es la de serle leal a la mujer que ame, y ahora ando buscando y necesito alguien que yo le importe, no que yo le interese.  Siempre he creído que hay que vivir de frente a la realidad que nos presenta la vida, para así poder soñar y cultivar los buenos sentimientos que nos lleven a ser mejores ciudadanos, mejores seres humanos ante la presencia de Dios.  De esta manera, es necesario pasar por la vida sabiendo el por qué y para qué pasamos; y así, al final de nuestros días, poder cultivar las experiencias como el más preciado tesoro de nuestra existencia.