LA VERDAD

“Quien no conoce la verdad, es un infeliz.

Pero quien conociéndola no la defiende, es un delincuente”. Bertolt Brecha Los irracionales y sicorígidos, solo aceptan como “verdades” sus dogmáticas opiniones o sus prefabricadas mentiras, siempre revistadas del egocéntrico, no menos egoísta, cálculo político, asi actúa el fanático partidista.

domingo, 21 de mayo de 2017

MERECEN ACUSACIONES A TODOS POR IGUAL.

Por José Cheo Cruz
La corrupción y la impunidad en Puerto Rico es, quizás, tan vieja como la isla misma y comenzó ciertamente en los gobiernos de la Colonia poco tiempo después del Descubrimiento. Nadie medianamente conocedor de la historia puede negar eso.
Pero de un tiempo a esta parte se ha desatado en el país, principalmente en las redes sociales, una especie de guerra sin cuartel contra políticos y empresarios, contra funcionarios y hasta contra amigos y familiares de los mismos porque ya nadie soporta tanta corrupción.
Hay quienes dicen que detrás de todo eso hay extorsión y chantaje, y negros y muy feos sentimientos que atormentan las almas de envidiosos de la suerte ajena y de políticos derrotados que no han podido asimilar su derrota y que hoy viven bien con contratos de un gobierno quebrado como el semillero de derrotados que tiene Thomas Rivera Schatz el bocón de la corrupción y la mancuerna y lo siguen resquebrajando.
Hay, por ejemplo, quienes aseguran que todos los males de Puerto Rico son culpa de los industriales que allí han invertido tiempo y dinero creando empleos y beneficios directos e indirectos, y eso es incierto porque cada día le aplican más impuesto al pobre y el rico se lo bajan, dándole exenciones contributivas.
Como es incierto que todos los políticos o funcionarios de este y de todos los gobiernos que hemos tenido a la fecha son corruptos y se han enriquecido en su paso por el poder como cuando el hombre del chaquetón verde el avión de Bromón los contratos de Víctor Fajardo en Educación y que heredo una pensión de $10,000 al mes.
Aquí nos conocemos todos, y conocemos las historias, y los desgobiernos que ahora quieren ser mejores que todos los otros, y la impunidad como medio de subsistir como Eric Rivera Correa que caímos en el pesca’o de la Palma de nuevo, tropezamos de nuevo con la misma piedra, para no mencionar otras, y nadie habla del pasado, ni siquiera del más reciente, eso obedece a maldad, a negras aspiraciones, a poco respeto por el trabajo y la honra de los demás al pueblo que se fastidie su consigna.
Un día llegará en que nadie en Puerto Rico quiera ser político, ni gobernador, ni empresarios ni funcionarios, porque nadie está en disposición de ser presentado ante el mundo, y lo que es peor sus hijos y su familia como ladrones, y ahí será posible entonces que lo peor de una sociedad en autodestrucción venga a ser dirigida por quienes menos capacidad y calidad moral tienen y será culpa de esta carrera loca que llevamos cuestionando y acusando a todos los que tienen todavía el deseo de trabajar por el país y su futuro que son muy pocos sin duda porque casi todos roban y son corruptos en Puerto Rico azules, rojos, verdes y descoloridos también.

Y otra negra noche de treinta y un años nos espere a la vuelta de la esquina y no nos queden lágrimas para llorar y añorar lo que parece queremos tirar por la borda de la irracionalidad hay que pararlo en seco cero tolerancia a la corrupción y a los corruptos porque su naturaleza es robar vivir del cuento y son muchos los hijos del muerto sino la mayoría.